Publicidad

Podemos compararla con una gran película, pero aquí los actores principales, que podrían ser las radios parecen ser los menos malos. Las ganas de hacer un medio de comunicación responsable y profesional te hacen ser o parecer el bueno de la peli, pero está claro que sin carné no puedes legalmente conducir por las vías de circulación. Lo mismo debería de ser en este caso. Si no tienes concesión de licencia de FM no puedes emitir en esta banda de radio.

Históricamente se ha mirado para otro lado, siempre esperando el famoso concurso que llegó y dejó huella en el 2012. Llegó pero con tantas anomalías y fallos que saltaron chispas por todos lados: por el reparto, por la mesa, por los sobres, porque gente de radio de toda la vida, con sus empresas, sus empleados, sus sueldos y su historia se quedaban fuera. Tuvieron muchos que apagar sus emisiones y olvidarse por un tiempo de su profesión, dejar puestos de trabajo en el aire y dejar aquel espacio del dial a quien designó la mesa de valoración del Gobierno de Canarias.

Empezó el reparto y con ellas las nuevas licencias empezaron a emitir. Siendo claros y viendo día a día, lo que recogía la publicación del 10 de abril de 2012 del Gobierno de Canarias a través de Real Decreto, prácticamente ninguna de las concesionarias ha cumpliendo con el nº de trabajadores, contenidos informativos, plan técnico… O sea que lo plasmado en las ofertas no se asemeja en absoluto a la realidad, pero ni por asomo.

Y poco a poco las radios sin licencia, muchas que si que hacen las cosas bien, con una programación respetable, con personal contratado y las cosas bien hechas, intentan poco a poco hacerse un hueco. Dándole negocio a muchos “operadores” que enchufan su señal por diferentes sitios de la isla. Operadores que realmente no lo son pero que “calladitos la boca” te hacen un hueco para que mientras se pueda, y nadie diga nada, emitas tu señal e intentes hacer radio con los altos riesgos que esto supone. Pero no pasa nada… “mientras no hagas interferencias a ninguna legal, no pasa nada”. O eso parecía.

En noviembre/diciembre parece que ya la cosa se pone seria desde Madrid, y el Ministerio competente se encarga de que unas cuantas emisoras y sus respectivos “operadores” apaguen sus diales ante las posibles multas o sanciones por ocupar frecuencias de manera ilegal. A día de hoy solo unas pocas (sobran dedos de la mano) apagaron. Dejando atrás trabajo, recorrido, compromisos comerciales y demás (pero estaba claro que ese día podía llegar). ¿Y… qué pasa con el resto? Qué pasa con las más de 30 emisoras que siguen en el aire…

 

¿Hay piratas de primera y de segunda?

¿Hay cartas para algunos y no para otros?

Hay más de cincuenta incidencias en el aire en la fm de Tenerife. Muchas más. Por ejemplo, llama la atención que algunas cadenas nacionales implantadas solo con comerciales en la isla reventando el mercado local publicitario y con una red 95% pirata. Engañando con ubicaciones y potencias falsas de principio a fin, haciendo caja de manera fraudulenta, sin contrataciones locales, sin locutores, etc…

Simplemente es revisar la publicación de 2012 y ver que esta es la gran mentira de la radio, el mayor brindis al sol de un sector que no tiene recorrido comercial para todos en las islas.

El año pasado comenzaron las sentencias de anulación de la asignación por fallos en varias puntuaciones de las bases y el pasado 8 de febrero de este 2017 el pleno del Parlamento de Canarias aprobó la petición que abra un nuevo procedimiento de adjudicación de licencias de radio FM que contemple a las emisoras sin ánimo de lucro por cumplir una importante función social y cultural. La propuesta salió adelante a iniciativa del PSOE pero no todos los grupos quisieron aceptar la suspensión de todos los expedientes sancionadores y la ejecución de sanciones impuestas por no tener las licencias anuladas por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Con todo esto habrá que empezar a decirle adiós a la radio en la FM de Canarias ya que de aquí a que se arregle este tremendo desaguisado llegará el apagón de esta forma de escuchar la radio. Transformación total de este medio analógico al digital y multimedia, con otros tipos de publicidad y de formas de entenderla y de mostrarla.

Cúmulo de infortunios, de cosas mal hechas que no podrá nunca con la pasión de comunicar y de hacer un medio que tenga algo que ofrecer de calidad y hecho en esta isla, cuna de grandes profesionalidades de este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario!
Por favor escribe tu nombre aqui